Hipoacusia: su detección temprana podría cambiar vidas

La hipoacusia es una patología que se puede presentar por diversas causas. Se puede definir como la disminución de la percepción auditiva, que es la vía habitual para adquirir el lenguaje y constituye un problema de particular importancia en la infancia, dado que el desarrollo intelectual y social están relacionados directamente con una correcta audición.

Se trata de una de las habilidades que permite el establecimiento de las relaciones sociales y con el entorno.

Algunos pacientes la padecen desde nacimiento y otros la sufren por enfermedades o traumas que afectan el oído. De acuerdo a los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 466 millones de personas padecen esta patología a nivel mundial, de los cuales 34 millones son niños. Además, la OMS estima que en poco más de 30 años, es decir, para 2050, los casos de patologías de estas características se duplicarán y llegarán a casi 900 millones, es decir, casi una de cada diez habitantes padecerá algún tipo de pérdida de audición discapacitante.

Cabe destacar que según la mencionada institución el 60% de los casos en los más chicos se deben a causas prevenibles. Es por eso que las campañas de concientización son sumamente importantes al momento de informar a la población, tanto a los profesionales de la salud como al común de las personas, para disminuir la cantidad de casos.

La situación de las personas que padecen pérdida de audición mejora por diversos motivos. La detección temprana es el factor fundamental para que quienes padecen algún tipo de patología de estas características puedan llevar una buena calidad de vida y su día a día resulte favorable. A través de un diagnóstico temprano, el paciente podrá recibir el tratamiento pertinente para su enfermedad. La utilización de audífonos, los implantes cocleares y otros dispositivos de ayuda, son algunos de los principales métodos que sirven de ayuda a quienes sufren hipoacusia.